La halitosis o cómo apestar con solo abrir la boca

La halitosis o cómo apestar con solo abrir la boca

¿Te huele mal el aliento y no sabes por qué? Toma buena nota porque, igual no lo sabías, pero una de cada dos personas sufre halitosis. Así que no eres especial. El mal aliento es un problema frecuente que la mayoría de las veces se produce por una causa concreta. Aunque existen dos tipos de halitosis, la oral y extra oral, casi siempre viene dada por una mala higiene bucal o por enfermedades de la cavidad oral.

“Pero si me lavo los dientes y no he comido ajos, ¿por qué me huele tan mal el aliento?”

Porque seguramente acumules placa bacteriana en la lengua. La mayoría de las veces, la halitosis proviene de la cavidad oral, aunque también puede estar originada por problemas periodontales, caries o el tabaco. ¿Ahora entiendes por qué es tan importante limpiarse la lengua? Muchos cepillos de dientes están preparados para mantener una buena higiene lingual. ¡Así que dedícale unos minutos a la lengua durante el cepillado!

halitosis

“Y las causas de la Halitosis son…”

Varias. La producción de sustancias malolientes siempre se asocia a los productos que resultan de la degradación del metabolismo de las bacterias. Por ejemplo, los compuestos Volátiles de Sulfuro son los más frecuentes. Entre las causas no patológicas encontramos las siguientes:

  • Edad: no podemos evitar envejecer, pero sí podemos ser conscientes de que, con la edad, sobre todo de ancianos, sufrimos cambios regresivos en las glándulas salivales que afectan a la calidad de la saliva. Intensificar la higiene bucal es una buena solución.
  • Aliento matutino: Durante el sueño, el flujo de la saliva disminuye, lo que da pie al crecimiento incontrolado de las bacterias.
  • Prótesis dentarias: las dentaduras postizas pueden acumular restos de comida. Si uno duerme con ella, puede producirse un olor desagradable.
  • Fármacos: La xerostomía o boca seca puede ser el resultado de ingerir según qué fármacos. Eso favorece al mal aliento, ya que la saliva favorece la limpieza de la cavidad oral y a la vez reduce el mal olor.
  • Tabaco: El aliento del fumador es inconfundible. Y no es precisamente agradable. Fumar puede producir mal aliento en la boca durante horas, días, incluso semanas, dependiendo de cada caso.
  • Dieta: La ingesta de determinados alimentos y productos, como por ejemplo el alcohol, también pueden ser causantes de la halitosis.

Entre las causas patológicas, también existen varias:

  • Enfermedad periodontal o caries.
  • Una mala higiene bucal favorece al crecimiento de las bacterias, sobre todo en los lugares donde puede acumularse resto de comida con más facilidad. La zona de la lengua suele ser un lugar típico.
  • Úlceras infecciosas y estomatitis.
  • Infecciones en la faringe.
  • Necrosis por radio y quimioterapia.

“Cómo tratar el mal aliento:”

Existe tratamiento odontológico para disminuir el número de bacterias productoras de mal olor depositadas en el dorso posterior de la lengua. Además del tratamiento, es importantísimo realizar una limpieza dental profesional.

,,,